lunes, 18 de marzo de 2013

LA REGLA DE LOS TERCIOS

La Regla de los Tercios

La regla de los tercios es una de las reglas más básica, sencilla y efectiva tanto en el mundo de la fotografía como en el resto de las artes.

La regla de los tercios es una forma de composición que se utiliza para ordenar objetos dentro de una imagen y generar de esta forma una mayor atracción del centro de interés. Según esta ley la imagen tiene que ser dividida en nueve rectángulos perfectos, dividiendo la imagen en tres tercios horizontales y en otros tres verticales, esto se consigue trazando dos líneas paralelas y equidistantes de forma horizontal y otras dos de forma vertical con las mismas características.



Las líneas que determinan estos tercios se cortan en cuatro puntos, que son los adecuados para situar el centro de interés, de esta forma evitamos que resulte más estático si estuviera situado en el centro de la imagen. 




Cada uno de estos cuatro puntos se denominan puntos fuertes. 

Si existe un solo punto de interés deberemos colocarlo en uno de esos puntos, pero si tenemos dos, la forma más adecuada sería buscar dos de estos puntos y al ser posible opuestos diagonalmente.




Cuando en una escena existen dos o más puntos de atención de parecida fuerza al principal establecen una competencia entre ellos que crea confusión al espectador.

Como consecuencia de la Regla de los Tercios aparece una regla muy aplicada en los paisajes, la Ley del Horizonte, que dice que hay que ubicar el horizonte en la línea horizontal inferior, a 1/3 para darle prioridad al cielo o en la línea horizontal superior, a 2/3 para darle prioridad a la tierra o el mar. Esta regla se aplica tanto en fotografía horizontales (apaisadas) como verticales.




Al principio nos costará un poco identificar los puntos de interés a través del visor, pero poco a poco con la práctica lo iremos consiguiendo, algunas cámaras traen unas guías que nos pueden ser de gran ayuda.
La Regla de los Tercios puede aplicarse a la hora de hacer la foto, que es lo más recomendable, o después realizando un reencuadre en algún programa de retoque digital.

Por último, antes de poner algunos ejemplos más de la Regla de los tercios decir que ésta no puede aplicarse en todos los casos.






Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario